Minimalismo

8 maneras de mejorar tu productividad laboral aplicando los principios del minimalismo

 

¿Eres de los que piensan que para ser productivo debes trabajar día, noche, fines de semana y festivos?

Si es así, seguramente un día cualquiera en tu vida sea así:

 

Te levantas al amanecer, bebes café temprano y comienzas a trabajar. Cuando llega la hora del almuerzo, decides saltarlo, prefiriendo comer en tu escritorio para seguir trabajando. Cuando tus colegas empiezan a irse del despacho al final del día, te quedas hasta tarde mientras tratas en vano de terminar todas tus tareas y proyectos.

Durante unos meses, te sientes mega feliz por lo que crees que estás logrando.

Pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que no eres tan productivo como creías, y te cuesta mantener ese ritmo tan agitado. Y tan poco realista.

 

De hecho, como no seas honesto contigo mismo, si no haces algunos cambios urgentes, te vas a desgastar en menos de un año.

Te interesa adoptar un enfoque minimalista en tu productivida.

 

¿Cuál es la relación entre el minimalismo y la productividad?

 

La relación entre el minimalismo y la productividad es muy poco conocida pero, desde luego, muy real.

Si no estás familiarizado con el minimalismo, te invito a que lo mires de la siguiente manera:

 

El minimalismo aplicado a la productividad consiste en realizar una tarea de la manera más simple posible.

 

¿Necesitas ejemplos?

 

  1. Gestionar tus correos electrónicos eficientemente…
  2. Priorizar tareas importantes por encima de tareas que puedes (y seguramente debes) ignorar…
  3. Concentrarte 100% en la tarea actual…

 

La meta final del minimalismo (en este caso) es hacer que tu trabajo sea más fácil… ¡y más productivo!

Por ejemplo, si simplificas la manera en que creas informes, quizá terminas haciéndolos siguiendo un proceso que te toma la mitad del tiempo normal.

Lo que necesitas es un tiempo inicial y creatividad para buscar maneras de hacer la tarea tan simple como te sea posible.

Si notas que continuamente te quedas sin tiempo a lo largo de tu jornada labora: pausa, e intenta encontrar sistemas para facilitar tu carga de trabajo.

Porque cada tarea que simplifiques, te va a ahorrar tiempo (especialmente cuando lo calculas a lo largo de semanas y meses).

 

8 maneras de mejorar tu productividad laboral aplicando los principios del minimalismo

 

¿Cuáles son las mejores maneras de introducir un método minimalista en tu trabajo?

 

01 Escribe una lista de cosas que hacer para cada día

 

Comienza tu día laboral escribiendo una lista (en papel o en una aplicación) de todo lo que quieres hacer y conseguir ese día.

Solo requiere unos minutos y, es verdaderamente sorprendente cómo esta simple actividad puede materializar tus pensamientos y ayudarte a planificar tu día.

 

02 Identifica las tareas esenciales.

 

Una vez que has completado tu lista de cosas que hacer, mírala bien.

¿Qué tareas tienes que completar hoy sí o sí?

¿Puedes identificarlas?

En la mayoría de los casos, las tareas esenciales resaltarán en tu lista. Asegúrate de marcarlas como TMI (Tareas Muy Importantes), ¡y ves a por ellas!

 

03 Elimina las tareas no esenciales.

 

Vuelve a mirar tu lista de cosas que hacer.

¿Qué tareas en la lista no necesitas hacer?

Por ejemplo, puedes tener varias reuniones, ¿pero son todas absolutamente necesarias?

Al mirar tu lista con una mentalidad minimalista, encontrarás cosas que puedas tachar de tu lista.

 

04 Aprende a concentrarte y vencer las distracciones.

 

Para aplicar el minimalimo correctamente, debes aprender a desarrollar tu concentración.

Si no puedes evitar las distracciones (por ejemplo conversaciones en voz alta en una oficina grande), intenta desarrollar tu poder de concentración mental, ¡de esa manera las distracciones no tendrán efecto en ti!

 

05 Convierte las tareas en hábitos diarios.

 

Los hábitos diarios (rituales, como yo los llamo) pueden ser increíblemente poderosos.

De hecho, te pueden ayudar a separar tareas complejas y convertirlas en pequeñas tareas mucho más manejables.

Por ejemplo, tal vez trabajes en un restaurante y necesites limpiar la fachada del edificio cada semana.

La limpieza puede tardar una hora en completarse.

Pero, en lugar de eso, puedes desarrollar una rutina diaria para limpiar una parte de la fachada cada día durante 10 minutos.

Este sistema te será más fácil de completar que trabajar una hora entera en la tarea. También te permitirá crear un hábito, que no requiere niveles excesivos de motivación para completarlo.

 

06. “Estira” tu tiempo.

 

¿Estirar el tiempo, Tere?

Efectivamente 🙂

Imagina que te doy tres horas para crear una presentación.

Comienzas la tarea, y, como la mayoría de la gente, la terminas cerca del límite de tres horas.

Ahora, imagina que en lugar de tres horas, te digo que necesitas terminarla en 90 minutos.

¿Imposible, dices?

¡En absoluto!

Lo vas a hacer, y

Además, ¡te vas a ahorrar 90 minutos!

A eso me refiero cuando te digo que es posible “estirar” el tiempo.

Para ahorrar este valioso recurso, asígnate menos tiempo para completar tus tareas.

 

07. Apica el Principio de Pareto.

 

¿Conoces el término Principio de Pareto?

O tal vez lo conozcas como la regla 80/20.

Esta regla o principio declara que solo el 20% de nuestro esfuerzo resultará en el 80% de nuestros resultados.

Y si lo miramos desde la perspectiva opuesta, ¡el 80% de nuestro esfuerzo resultará solo en el 20% de nuestros resultados!

El truco es conocer el 20% de acciones que produce la mayoría de tus resultados.

Identifica estas acciones, concéntrate en realizarlas, y tu productividad aumentará.

 

08 Toma descansos regulares.

 

Sé que es tentador saltarse los descansos (e incluso el almuerzo) cuando tienes muchas tareas y proyectos a los que enfrentarte.

Sin embargo, se ha demostrado que los trabajadores que toman descansos regulares son más productivos que aquellos que no lo hacen.

De hecho, se recomienda trabajar durante 52 minutos y parar 17.

Las razones por las que es importante tomar descansos frecuentes incluyen el hecho de que pueden ayudar a mantener la concentración, a retener información, y a reevaluar nuestras metas.

Así que, si tus colegas intentan convencerte para que sigas trabajando, imponte.

Toma descansos regulares, y comenzarás a ver un incremento en tu productividad.

 

Y, hablando de productividad…

¿Sabías que el curso Mindful Copy tiene un módulo dedicado al minimalismo (textual)?

Si te interesa el copywriting para móviles y redes sociales, no te lo puedes perder.

Pero, como introducción al minimalismo, te presento, ni más ni menos, a una de las pioneras del minimalismo en España, Inma Torres de Vida en Positivo.

 

Te dejo un pequeño “teaser” de su entrevista:

 

 

 

¿Quieres saber más sobre Mindful Copy?

Dirígete a esta página

No Comments

Post A Comment