Demasiado tarde

No digas “es demasiado tarde” y por qué Mindful Copy

 

Hace poco, leí el artículo de Jim Owens titulado “Lo que un monje Zen me enseñó sobre el tiempo”.

Hubo algo que me cautivó inmediatamente.

Decidí leer sus palabras. No escanearlas, como estamos tan acostumbrados a hacer.

Había algo en este texto que me hablaba muy directamente.

Jim, empezaba haciendo referencia a Shunryū Suzuki, y comentaba que el gran maestro de meditación y caligrafía, había sido una de sus fuentes de mayor inspiración a lo largo de su vida.

 

 

(Tal vez conozcas a Shunryu Suzuki por su famosa cita: “En la mente del principiante hay muchas posibilidades, en la mente del experto hay pocas”.)

 

Pero, Jim seguía hablando del peso del tiempo para los que ya tenemos una edad… (Jim bordea las seis décadas).

De que, tanto jóvenes como jóvenes de espíritu, tendemos a utilizar “la falta de tiempo” como excusa en nuestras vidas.

Y, así, perdemos oportunidades maravillosas…

Dejamos de conocer personas muy especiales…

Desechamos momentos potencialmente muy valiosos…

Porque nos falta tiempo o porque es demasiado tarde….

Un buen día, reflexionando sobre las palabras de Suzuki, Jim decidió intentar plasmar sus pensamientos en un poema.

Un poema que, como vas a poder comprobar en la traducción casera que he hecho a continuación, apela a la mayoría de nosotros con palabras muy sencillas.

 

No digas “es demasiado tarde”

Para curar las heridas más profundas

en tu corazón,

O para limpiar tu ira con la

gracia fresca del perdón,

Ni para compartir un buen rato

con un viejo amigo;

No digas “es demasiado tarde”

Para conocer el suave tacto del amor,

Ni para encontrar la salida de las tinieblas,

O ayudar a otro a encontrar su camino

en la luz;

No digas

“es demasiado tarde”

Para cambiar este mundo

O al menos tu pequeño

Rincón en él,

Ni para bailar,

jugar o cantar,

No digas “es demasiado tarde”

Para dejar la decepción,

El miedo y el orgullo detrás

Y caminar en la paz

que trae dejar ir…

No digas “es demasiado tarde”

Para mirar profundamente dentro de tu alma,

Por muy empañada que esté,

Y verte a ti mismo

Por completo, y aprender a

apreciar todo lo que eres

y todo en lo que te convertirás.

No digas “es demasiado tarde”

Demasiado tarde para la esperanza,

demasiado tarde para la aventura,

demasiado tarde para la comodidad,

ni demasiado tarde para la alegría.

No digas “es demasiado tarde”.

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque unos días antes de lanzar mi nuevo curso, Mindful Copy, sentí que las palabras de Jim reflejaban a la perfección mis sentimientos.

Sobre todo, mis sentimientos hace cosa de un año, cuando parecía que todo se derrumbaba a mi alrededor.

Ante el dolor causado por el egocentrismo y los engaños de varias personas, empecé a sentirme tentada por palabras como las que Jim quiere evitar en nuestro vocabulario…

 

Es demasiado tarde para ti, Tere…

Qué más da todo si te acercas a los cincuenta…

¡Lo importante es que tus hijos estén bien!…

Nunca lo vas a conseguir, estás demasiado lejos de tus clientes, sola no vas a poder…

 

Durante unos meses, me convencí a mí misma de que era demasiado tarde para mí.

 

Seguí haciendo mi trabajo, pero me faltaba motivación y dirección.

Hasta que un día…

Me llegó la solicitud de información de una persona muy especial.

Inma Torres, de Vida en Positivo.

Y, en cierta manera, gracias a Inma, algo en mi mente vio una chispa que lo cambió todo.

Sí, así, de repente.

Como si, hubiese algo en mi ser que hubiese estado esperando esa señal.

Por aquel entonces, Elías, mi marido y yo, decidimos pasar unos días en Nueva Zelanda. Ambos necesitábamos un descanso.

 

Demasiado tarde

 

Y allí, todo empezó a tomar forma para mí.

Tanto, que recuerdo volver y escribir un email para mis suscriptores titulado:

Algo me decía que “mi tesoro” estaba escondido en Nueva Zelanda.

 

Les contaba en este email que, mi primer viaje a NZ fue en el 2000.

Y que, por aquel entonces, estaba intentando encontrar el tema de mi tesis doctoral sobre comunicación intercultural. Algo me lo impedía.

Fue viajar a la isla sur de Nueva Zelanda, y decidir que lo dejaba. Que no quería pasarme cuatro o cinco años encerrada en un despacho.

Esta era la cuarta vez que viajba a este país y siempre, les comentaba, “volvía trastocada”.

No sé si son sus imponentes colinas, sus frondosos valles, o el “acogedor mini hogar de un encantador personaje de baja estatura y pies desproporcionadamente grandes y peludos”,

les decía 🙂

Demasiado tarde
Fuese lo que fuese, en Nueva Zelanda encontré lo que estaba buscando.

 

Encontré mi tesoro y se llama Mindful Copy. 

Gracias a aquella chispa que Inma, experta en mindfulness y minimalismo, encendió en mi mente, y lo mucho que disfruté aquellos días en Nueva Zelanda, decidí escribir un libro.

Lo iba a llamar Mindful Copy.

Y en él, iba a combinar todo lo que yo había aprendido durante los ocho años que pasé en el continente asiático con mi experiencia como copywriter internacional.

¿Funcionaría?

¿Sorprendería?

¿Tendría sentido?

A esas alturas, no tenía ni idea, pero lo que estaba claro es que, por fin había encontrado el camino que, sin saberlo, me había trazado desde muy pequeña, cuando obligaba a mis padres a que me llevasen al consulado japonés en Barcelona, a buscar posters sobre su fascinante país… O cuando me matriculaba en la Escuela Oficial de Idiomas de Barcelona a los 18 años a estudiar chino y japonés…

Ese viaje y esa decisión, tuvieron lugar en noviembre del 2016.

Diez meses después, nace el Curso, Mindful Copy.

 

He pasado diez meses preparándome y preparándolo.

He afianzado los conocimientos sobre meditación y mindfulness aprendidos en los noventa, y me he convertido en mentora de Mindfulness siguiendo el programa de uno de los mejores (y más encantadores!) coaches en Australia, John Shearer, de Mindfulness Coach.

 

No, pero no creas, Mindful Copy, no nace solo de la mente de una copywriter deprimida 🙂

 

Mindful Copy nace después de mucho observar.

Observar a cientos de clientes…

A profesionales como tú que sienten que trabajan a trompicones…

Que sienten que se acercan al estrellato digital, pero hay algo siempre que les impide acabar de conseguir ese estilo de vida que todo el mundo promete…

Que se estresan porque después de haber dado el gran paso, no logran la seguridad financiera que buscaban…

Y se sienten desmotivados…

Trabajan un sinfín de horas…

(Sí, en casa, pero sin seguir pudiéndoles dedicar toda la atencion a sus seres queridos como les gustaría…)

Y el camino se les hace muy cuesta arriba…

Les es imposible disfrutarlo…

 

Para ellos,

Para ti,

He creado Mindful Copy.

Así que, si no es demasiado tarde para mí, que ya he cruzado la barrera de los 50, tampoco es demasiado tarde para ti….

Solo necesitas a alguien que te acompañe en tu camino…

Alguien que no solo te enseñe a persuadir a tu cliente, si no también a mimarle, a respetarle, y a disfrutar de esa conexión…

Alguien que no solo te enseñe a escribir textos digitales que persuadan, si no también a respetarte a ti mismo, a mimarte, y a disfrutar de tu talento, de tu creatividad y de las oportunidades a tu alrededor…

 

Me encantaría poder ser ese Alguien para ti.

 

¿Me permites?

Transforma tu vida.

Como yo lo he hecho…

Con Mindful Copy.

 

Mindful Copy

No Comments

Post A Comment